Relaciones Tsundere: la Confusión esta en el aire

La forma de comportarnos depende tanto de nuestra personalidad como de otros aspectos como son los factores personales, conductuales y ambientales. Es por eso que aunque tengamos una mente perfectamente equilibrada podemos encontrarnos en situaciones en las que metemos la pata o no sabemos como comportarnos.

Las encuentros sociales con el sexo opuesto, especialmente si no interesa esa persona, son también territorios comprometidos, aparecen los miedos a no saber comportarnos, la vergüenza por dar nota, las experiencias pasadas no muy acertadas, y la probabilidad de fracaso.

Es por ello que adoptamos las actitudes comunicativas mas variopintas para afrontar los retos sociales de cortejo. Uno de los mas exóticos es el tsundere, termino proveniente de Japón, mezcla de dos palabras tsun tsun, que significa apartarse con disgusto, y dere dere o volverse cariñoso. Las personas, principalmente mujeres, con estilo de seducción tsundere son agresivas (hasta violentas) con su objeto amoroso, para después volverse cariñosas y dulces. Esto crea en el otro, normalmente un hombre de carácter apacible, bondadoso y a veces con rasgos de debilidad física o emocional, sentimientos de desasosiego, incomprensión y ambivalencia (amor/odio).

La personas tsundere asocian la fortaleza con formas de comunicación fuertes y directas, muestran su repertorio con comentarios ácidos (incluso hirientes), bromas pesadas o contactos físicos que rompen la zona de confort del interlocutor. Pero no hay que engañarse pues en el fondo no es mas que un mecanismo de sobrecompensación ya que son personas de gran debilidad y demandantes de cariño, que se esconden tras un muro de criticas y gestos hostiles. Además suele ser inconsciente, puesto que no es reconocido como propio el interés por dañar, ofender o humillar a la otra persona, la cual no olvidemos desean fervientemente.

El beneficio que obtienen es triple, por un lado se posicionan como conductores de la relación ya que su forma de actuar hace imposible las decisiones compartidas si no es mediante la confrontación. Los cambios de humor hacen que la pareja siempre este alerta para no cruzar la línea que pueda sacar la parte mas negativa, lo cual para los tsundere es percibido como autoafirmación del amor que les tienen y de lo bien que funciona la relación. Por su parte la persona Tsundere se asegura el amor de la pareja, algo así como que si esa persona ha soportado mi lado mas “chungo” es porque de verás existe un sentimiento hacia ella y me ama.

La forma de actuar ante este tipo de pretendientes dependerá del interés y la visión a distancia que tengamos (como sería si no fuera tan…). En caso de no tener sintonía con esa persona, lo mas fácil es hacérselo saber de manera mas o menos directa, esto variara radicalmente la forma de relacionarse que tiene con nosotros.

En caso de ver en sus ojos a la pareja perfecta, la actitud mas coherente sería atravesar lo antes posible esa coraza de frialdad y desprecio e internarnos en su mundo emocional, sin duda, se opondrá frontalmente, con ironías, enfados y desplantes, pero no hay que desanimarse, al final acabará por abrirse y contar de donde le viene tanto dolor y enfado hacia el sexo opuesto.

En caso de sentirnos descritos en este tipo de comportamientos, sería interesante mas allá de lo comentado el que analicemos los comportamiento que hacemos o nos dicen que hacemos (y que hieren a los cercanos) e intentemos ponerles freno, si nos es imposible controlarlo de manera global, podemos descomponerlo en conductas mas pequeñas y manejables (no tocar, no insultar, etc.) y buscar la respuesta no verbal de los otros (no me mira directamente, esta inquieto, etc.) para comprender como esta yendo los cambios de repertorio en nuestras conductas.

Este perfil que no es de por si un perfil patológico, es complementario a otro llamado yandere (los japoneses tienen palabras para todo), que une las palabras yanderu, que significa estar enferma, y dere dere (cariñoso). Es decir son personas que transmiten un cariño (a veces excesivo) y un mensaje equivoco de enamoramiento generalizado hacia las personas de otro sexo, y que además tras esa fachada, esconden un perfil de comportamientos y creencias violentos y sádicos.

Por ultimo y como aclaración o aviso para navegantes, no confundir estos perfiles que combinan dos formas de relacionarse opuestas y simultáneas, que descoloran a las personas que los rodean, con modelos relacionales hostiles, donde las agresiones (verbales, psicológicas,incluso físicas) se dan desde el primer día hasta el ultimo de la relación.

Grupos organizados y Sectas

Los grupos organizados son la base de muchos movimientos reivindicativos y son la simiente de la evolución de las sociedades, por lo que no podemos confundirlos con las sectas. En estas se detecta claramente como son violados muchos de los derechos fundamentales de los ciudadanos, son manipulados a través de los idearios hasta conseguir reducir que su forma de actuar y pensar de forma independiente sea nula.

Perfil de sectario

Esta implantación de un lenguaje propio sea una de las características mas vistosa, frases hechas, pensamiento barrocos, emociones prefabricadas y un borrado de todo recuerdo, de ese pasado con identidad fuera del grupo. En algunos estudios realizados se habla de “mujeres que han tenido en la familia un caso de muerte por accidente o de enfermedad incurable, que se han quedado viudas o se han divorciado, o que han sufrido un aborto” (Greve, 1980)

Clases de sectas

La visión cinematográfica de las sectas nos hacen creer que todas son semejantes, una comunidad aislada del mundo y con sus miembros marginados de la sociedad. Sin embargo el abanico es mucho mas amplio, y muchas personas influyentes, integradas en la sociedad son seguidores de sectas a las que aportan grandes cantidades de dinero para su funcionamiento y que tienen una relación de complacencia con el líder.

  • Religiosas, centradas en los dogmas religiosos, la idea de Dios y el mas allá.
  • Políticas, son las mas mediáticas, se estructuran alrededor de teorías políticas (elementales) radicales u ortodoxas.
  • Psicoterapéuticas (o educacionales), buscan aportar a sus miembros la luz interior y el conocimiento ancestral o perdido.
  • Comerciales, juegan con los deseos de sus miembros de obtener contactos sociales y lucrativos.

Ninguna de estas sectas puede cumplir las promesas que prometen, solo sirve para atraer a las personas necesitadas y destruir su autoestima para que no abandonen el grupo, donde ocupan un puesto según su valía o interés para la organización, con la posibilidad de ascender si su compromiso es mayor y de ser degradado si no aporta lo esperado. Si su productividad baja mucho o enferma suele ser marginado o expulsado del grupo.

El control mental

La adaptación de los candidatos se centra en desbaratar la identidad originaria (valores, comportamientos, formas de pensar, emociones, etc) y reemplazarlas por otras que concuerde con el perfil del grupo, gregaria, y normalmente contrapuesta totalmente a la antigua. Esto se consigue apartándolo de los vínculos familiares y sociales, lo cual le hace perder la perspectiva y al salir del aislamiento emocional readaptarse a la nueva estructuras sociales y afectivas.

El control mental se completa con el acceso sesgado a la información para que se corroboren los principios fundamentales del grupo, normalmente apocalípticos. Manejo de los ciclos circadianos (noche-día, sueño-vigilia) buscando que el descontrol y el agotamiento disminuyan la capacidad de razonar, aunque también se consigue reduciendo la ingesta, exigiendo esfuerzos físicos excepcionales o enfrentando al candidato a temperaturas extremas, lo que provoca un derrumbe anímico y la perdida de voluntad.

El grupo como agente socializador

Una vez desarraigado del entorno y preparado para iniciarse el grupo de iguales toma el testigo de la reeducación. Primero como modelos a los que miraran los nuevos miembros (para aprender que es normal y que no en el grupo) y con lo que reforzaran ese nuevo lenguaje aprendido, a base de frases hechas con alta carga ideológica. Después el grupo funcionara como agente disciplinario a través de dos mecanismo antagónicos la marginación en caso de salirse del camino marcado, lo que transmite un mensaje de desamparo, miedo y culpa. Y por otro lado, lo que se denomina bombardeo amoroso, o expresión efusiva de afecto desbocado por parte de todos o parte de los miembros simultáneamente (verbal, físico o sexual), creando una subida emocional por contraste y la aparición de un fuerte sentimiento de arraigo. Ambos mecanismo destruyen los mecanismo identitarios y crean una relación de gran dependencia emocional entre los miembros.

El líder y el seguidor

El motor de todo grupo lo conforman un líder visible, ídolo y guía que marca el camino a seguir y el líder oculto, persona con menor carisma, mas estructurado y con una visión mas mundana de las necesidades del grupo que facilita que las indicaciones del líder lleguen a buen puerto. En muchas ocasiones este personaje en la sombra tiene mas poder que el propio líder.

No se puede hablar de líder sin seguidores, para estos, su líder les inunda con su poderosa fuerza y personalidad (mesiánica), les tapa con su luz las carencias y problemas con su propia identidad que les llevaron a la búsqueda de un entorno como son los grupos organizados sectarios. Es decir el líder y el grupo le dan un papel en la vida, una misión que cumplir y la recompensa de sentirse remando junto con los compañeros en una dirección común, se siente integrado, querido y pudiendo ayudar a otros, lo cual causa un sentimiento de pertenencia lo cual crea un estado de relajación que facilita su manipulación por parte del grupo.

La perdida de voluntad y la necesidad de contacto con el líder es tal en el seguidor que los cambios de ideales de este, incluso la percepción de corrupción (en muchos casos los lideres sufren delirios de grandeza y acaban usando al grupo para sus fines personales) pasan desapercibidos, o simplemente son no asumidos como parte de la realidad.

Salir del grupo

Así como la entrada es mas o menos voluntaria, la salida de un grupo esta condicionada al deseo del grupo o del líder y esto solo ocurre cuando el miembro ya no es útil, esta enfermo o agotado. Entonces se le abandona a su suerte liberándose de la carga que supondría cuidar de una persona no productiva.

La salida no es fácil, la personalidad original se percibe borrosa, los mensajes implementados de apocalipsis y miedo para el control del seguidor se entremezclan con los vividos anteriormente creándose una suerte de cortocircuitos. El tiempo para aclarar la situación (real vs. imaginario), un apoyo generoso por parte del entorno familiar y en muchos casos terapia psicológica para ayudar a construir una personalidad propia lejos de los valores del grupo son algunas de las herramientas para volver a comenzar lejos de las falsas promesas y las muletas afectivas envenenadas que prometen los grupos sectarios.

El estrés y violencia en el trabajo

El puesto de trabajo de trabajo junto con el hogar, es el lugar donde mas tiempo pasamos y mas socializamos con otros compañeros y clientes o proveedores de servicios. Esto hace potencia que aparezcan conductas destructivas o violentas tanto entre los miembros de la empresa o internos (acoso) a la estructura como ajena a ella.

La violencia por parte de terceros o externa es aquella que puede darse con respecto a personas que no prestan servicios en el centro de trabajo y son meros clientes o usuarios del mismo o incluso personas cuya presencia o actividad no es legitima (Agencia Europea para la Seguridad y Salud en el Trabajo). El perfil psicológico de los trabajadores que la sufren no es homogéneo, cualquiera puede convertirse en victima por el desempeño de tareas tales como:

  • Trabajos que conlleven el manejo de dinero (personal bancario).
  • Custodia de propiedades u objetos valiosos.
  • Atención a la salud, cuidado y educación(enfermeras, profesores).
  • Trabajadores públicos o con función social.
  • Trabajos relacionadas con hacer cumplir la ley (policías).
  • Trabajo con personas potencialmente violentas o con problemas de alcohol o enfermedades mentales graves (vigilantes).
  • Trabajar solo (taxistas, trabajadores domésticos).
  • Trabajo ambulante.
  • Trabajo en turno de noche o de madrugada.

El desarrollo de puestos de riesgo se potencia con una serie de variables estructurales de la empresa como no crear protocolos de actuación en caso de que ocurra una confrontación, no dedicando recursos a evitar o limitar las posibles agresiones con cámaras, mamparas, etc. o no formando adecuadamente a la persona responsable del puesto.

Las consecuencias de este tipo de violencia laboral son de diversa índole, tanto directa (trastornos de sueño, miedo a la violencia, distracción cognitiva, rabia), como indirectas (depresión, somatizaciones, fobias) que suelen acarrear absentismo laboral, bajada del rendimiento e incremento de accidentes que afecta tanto a la victima como a entorno del compañero agredido. Por lo que es recomendable que se le ofrezca al trabajador un apoyo psicológico que le enseñe técnicas de afrontamiento de la situación y reduzca las posibilidades de padecer a largo plazo un trastorno por estrés postraumático.

El impacto de este tipo de actos es tan destructivo que diversas entidades europeas (ETUC/CES, BUSINESSEUROPE,UEAPME and CEEP) firmaron de forma oficial en 2007 un acuerdo cuyo objetivo era condenar firmemente y luchar contrael acoso y la violencia en el trabajo en todas sus formas (European Social Dialogue, 2007), creando una guía de buenas practicas:

  • Todos los lugares de trabajo con alto riesgo de violencia de terceros deberían tener códigos de conducta, guías y planes de crisis para la prevención y el manejo de la violencia.
  • Todos los trabajadores deberían recibir formación que les ayude a manejar y hacer frente a incidentes violentos. Se tiene que abordar también el miedo a la violencia.
  • El análisis y registro sistemático de los incidentes violentos son una importante base para la prevención de los mismos. Los sistemas de registro deberían incluir también la violencia psicológica.
  • La evaluación de riesgos debería incluir, por ejemplo, el diseño del ambiente de trabajo, los dispositivos de seguridad, los planes de dotación de personal, las practicas de trabajo, las guías, y la formación.
  • Se necesitan diferentes métodos de intervención en cada sector/ocupación (ej. Fuerzas policiales, cuidado de personas con demencia).
  • Los clientes necesitan ser enseñados a no comportarse de forma amenazante o violenta.

Aspectos psicológicos de la obesidad

El consumo de una alimentación rica en nutrientes que excede lo que requiere el organismo y que hace incrementar el peso tiene que estar vinculado de alguna manera con la psique, mas aun cuando siendo consciente de que el incremento desmesurado de la masa corporal conlleva riesgos ineludibles para la salud.

En la obesidad hay constancia de que influyen diversos factores biológicos: herencia genética, metabolismo, sistema hormonal, etc. Y otros relacionados con el entorno: sedentarismo, consumismo, dietas ricas en calorías, etc. Sin embargo nos olvidamos en muchos casos de los factores personales: carácter, fuerza de voluntad, autoestima, personalidad, etc. Rasgos que pueden potenciar o protegernos de sufrir estados que favorecen que surja la obesidad, como pueden ser los atracones alimentarios.

Perfiles de riesgo

No existe una personalidad que podamos denominar propicia a la obesidad, sino que es mas bien un desorden que aparece cuando una persona tiene dificultades emocionales que le impiden identificar o diferenciar sus propias sensaciones, lo que lleva a suplir distintos vacíos con la saciedad alimentaria (H. Bruch, 1973). Diversas características personales hacen que muchos autores se plantee relacionar a las personas obesas con personalidades adictivas (M. Ravenna, 2004)

Objeto Toxico: El consumo excesivo y de manera incontrolada convierten a la comida en una sustancia perjudicial, que crea dependencia, enfermedad y abstinencia.

La Personalidad: con dificultad para marcar los limites, ya sea de su ingesta o de su comportamiento que toma formas demandantes e invasoras (a la vez que sumisas). 

La Familia: algunos modelos familiares fomentan comportamientos compulsivo, sobre todo aquellas en las que las relaciones entre sus miembros esta alterada.

Factores Socioculturales: La presión del grupo afecta profundamente en el comportamiento social y en el desempeño de las tares.

El hambre es un fenómeno constitucional del ser humano, una demanda que causa ansiedad y que es calmada con la ingesta de comida, una mala adaptación lleva a que se sobregeneralice la respuesta de comer ante situaciones angustiosas ya sean externas o internas. Esto lleva aparejado un incremento del peso, que amplifica la sensación de angustia que es combatida con mas ingestas alimentarias. Lo que genera una espiral destructiva. Mas aun cuando las sociedades occidentales marginan el sobrepeso idealizando la delgadez (extrema).

Estos prejuicios están muy arraigados y son causa de generación de estereotipos sobre las personas con sobrepeso, algunas positivas como el “gordito feliz”, y otras menos acertadas y que lo asocian con ser perezosos, estúpidos, sucios, etc. Incluso estos clichés se dan en los profesionales de la salud que tratan a sus pacientes obesos como faltos de voluntad, torpes y lentos, dándoles un trato irrespetuoso.

Esta situación de exclusión es una fuente potencial de problemas mentales que pueden afectar a las personas con sobrepeso que se encuentran en la paradoja de que la gran presión social angustiosa para que pierdan peso les dificulta plantearse de manera sincera el cambio en su estilo de vida. No olvidemos que la comida no es adictiva, la adicción viene de la clase de relación que tiene el individuo con ella.

El papel del padre en la formación de los hijos

Mucho ha llovido desde que el profeta dictara que “El padre come uva verde, y los hijos sufren la dentera” (Jeremías 18:2), en la actualidad el ocupar el lugar de padre ya no va unido al autoritarismo tradicional, cuya palabra era incuestionable y con dominio patriarcal en todos los asuntos relacionados con la familia. Fueron los cambios estructurales (sociales, económicos, políticos, etc.) del siglo XX los que modificaron la función de la familia y con ello el papel del padre, que en la mayoría de las investigaciones psicológicas era considerado como una variable secundaria en los estudios sobre la crianza de los niños (solían preguntar a los niños sobre los padres pero nunca se entrevistaba a los padres). Tan solo unos pocos trataron sobre las relaciones padre e hijo, pero sirvieron como germen de un movimiento que se inicio en la década de los setenta del siglo pasado. Hoy en día se sabe de la importante labor que desempeñan los padres en el desarrollo cognitivo, social y emocional de sus hijos a edades tempranas (incluso a nivel prenatal) y hasta la adolescencia.

Así los niños que tienen una relación positiva con sus padres tienen de media un mayor nivel de autoestima y son menos propensos a trastornos como la depresión (Dubowitz, 2001). La forma de conseguir esta cercanía emocional se consigue en los primero años a través del juego y el cuidado, así los padres que dedican un mayor de tiempo en interactuar que comparten experiencias y se implican con sus hijos fomentan que los niños aprendan a regular sus sentimientos y comportamientos (Palkovitz, 2002). Y se mantiene hasta adolescencia, donde un estilo activo y democrático en las relaciones padre e hijo mejora las habilidades verbales, el funcionamiento intelectual y el rendimiento académico, y en general el tratamiento afectuoso transmite un sentimiento afectivo y emocional basado en el apego seguro  (Rosenberg & Wilcox, 2006)

El padre tiene un papel especifico en la crianza, muestra un modelo masculino positivo tanto para los niños como para los niñas, lo cual ayudará a que se crean perfiles específicos del rol de genero. El juego activo y competitivo entre padres e hijos puede ayudar a los niños a manejar los impulsos agresivos y aprenden a controlar sus emociones durante la actividad física (Goldman, Salus, Wolcott, Kennedy, 2003). Desgraciadamente la aceptación del padre como cuidador de primer nivel de sus hijos aun no es generalizada. Muchos hombres abrumados por la responsabilidad que representa acuden al cliché de que la educación es cosa de la madre, lo que provoca un sentimiento de padre ausente. También aparecen miedos ancestrales que muestran al hijo como un competidor por el cariño de la madre, creando una situación de celos que impide que aparezca ese amor paternal basado en valores transitorios (y no incondicional como el materno). Por otro lado en algunas ocasiones el vinculo entre la madre y el hijo ejerce de manera inconsciente una situación que diádica que impide la implicación paterna en el cuidado del niño.

Quizás lo mas saludable, aunque poco improbable, sería que los futuros padres pusieran en común las expectativas, los miedos y las ilusiones de manera coherente y realista, plantearan que tipo de formación desean para sus hijos y la parte de cada uno de ellos que están dispuestos a invertir en dicha formación. Los cimientos de la pareja son los que sujetan el bienestar del niño (y no a la inversa), por lo que se ha tener una buena comunicación, respeto (no cruzar las lineas rojas) y   afecto (a poder ser positivo). También una estabilidad psicológica y emocional ayudará a solventar los retos que la crianza de los hijos conlleva sin perder los papeles, ni caer en la desesperación.

Cuando el jefe pide un mayor compromiso

La relación laboral es un tipo de vinculo que funciona bajos dos reglas primordiales, el contrato o compromiso con las condiciones en las que desempeñara el trabajo. Y un contrato psicológico implícito que se da cuando un trabajador se integra en una organización y donde la empresa y el trabajador esperan ganar con la nueva relación, ya que el contrato psicológico es un acuerdo tácito entre el trabajador y la organización (Conway y Briner, 2005).

En los últimos años, el contrato psicológico ha emergido como un concepto clave para entender las actitudes de la gente hacía el trabajo y la organización, su comportamiento y su bienestar psicológico, y se ha configurado como un modelo mental-teórico que puede explicar algunos acontecimientos en las relaciones laborales (Gracia, Silla, Peiró y Fortes-Ferreira, 2006). También se ha visto como el producto, de expectativas mutuas que frecuentemente antecede a las relaciones de trabajo (Levinson y otros,1962). Y en definitiva lo podemos definir como un conjunto de expectativas no escritas que operan en todo momento entre los miembros de una misma organización, destacando que la organización y sus miembros tiene no sólo expectativas explícitas sino también implícitas sobre lo que deben dar y obtener de la otra parte en la relación laboral (Shein, 1965).

Como afectan los cambios sistémicos al contrato psicológico

Durante los últimos años hemos visto como la crisis afectaba a casi todas las empresas y como los directivos pedían un mayor compromiso de los trabajadores hacia la empresa, que esforzarán en mejorar la productividad y que cuidaran de no malgastar los recursos de la empresa para optimizar la productividad. Pedir, comprometerse, esforzarse, cuidar, son verbos con una alta carga emotiva, el discurso en esta u otras formas mas o menos beligerantes, transmite a los empleados un mensaje en el que el lugar de trabajo deja de tener una importancia meramente mercantil, pasando a ser algo mas personal mas individual. El contrato psicológico se fortalece (en pos del laboral que se convierte en papel mojado). Aquí es donde los trabajadores cambian su manera de pensar y producir para la empresa como algo físico y ajeno, para producir para salvar algo, como los soldados cuando luchan por su patria.

Este cambio de paradigma debería conllevar modificaciones en el modo de actuar del equipo directivo, que evidentemente nota que las tasas de productividad mejoran por la alta motivación de los empleados. Sin embargo son muchos los casos en los que esto no se correlaciona, y aunque el esfuerzo de la plantilla es grande, los jefes, no empatizan ni valoran la sobrecarga laboral. Por lo que no es de extrañar que surja una total “desintonía” entre ambas entidades. Lo cual se agrava si al final la misión de salvar la empresa no ha prosperado y todo el sacrificio llevado a cabo ha sido inútil. No es de extrañar que toda esa carga emocional se torne en negatividad y veamos como muchos trabajadores emplean su furia contra los mismo que les pidieron una mayor involucración en la empresa.

En cualquier entorno una petición (o exigencia encubierta) tiene que ser soportada tanto por el que la realiza por el que la propone. Esa sintonía hace tanto que un hijo respete al consignas de su padre de ser ordenado (siendo el padre el primero en hacerlo), como que los ciudadanos de un país soporten un recorte de prestaciones sociales. En caso de no darse esto la rebeldía, la rápida desaparición de la motivación y las emociones asociadas al sentirse engañado y sometido, aparecen siendo peor el remedio que la enfermedad.

De Madres Tigre, hijos leones

La madre tigre es un termino acuñado por Amy Chua, una madre chino americana que en su libro el grito de guerra de la madre tigre (Battle Hymn of the Tiger Mother, 2011), explica las pautas de crianza para que nuestros hijos triunfen en la vida apoyándose en tres puntos básico: estudiar hasta la excelencia, tocar un instrumento hasta el virtuosismo y aprender idiomas hasta convertirse en bilingüe o trilingüe. Lo demás, los amigos, el ocio, la diversión, es secundario.

Amy, que se define como la salvadora de la educación de occidente ante la extrema permisividad de los padres, no creó un perfil educativo nuevo, sino que dio nombre a unas pautas de crianza ancestrales en todas las sociedades meritocráticas. En la mayoría de las escuelas podemos encontrar uno o varios casos de madre (o padre) tigre que presionan a sus hijos hasta la extenuación para que tenga todo sobresalientes y consigan logros extraescolares.

Las severas normal que impone a sus hijas (Sophie y Lulu) a nivel formativo, van acompañadas de frases motivadoras con un alto contenido de critica y dureza que se incrementaba cuando veía asomar alguna lagrima en sus ojos. El resultado, una preparación excelente, un curriculum brillante. Horas robadas a la televisión, los videojuego, Internet, y de jugar con los con los amigos.

Ahora la pregunta, que es mejor para nuestros hijos una crianza libre que potencie sus capacidades, o una controlada férreamente basada en la búsqueda del éxito. Una valoración psicológica sobre la situación de los niños occidentales ene este contexto, pero lo cierto es que los trastornos mentales en menores han incrementado sus tasas. Los casos de depresión y la ansiedad se han duplicado especialmente en familias acomodadas en las que parece que la presión por el logro es mas relajada y la competitividad se considera perjudicial y premonitoria de una vida llena infelicidad. También es verdad que cada vez mas niños y adolescentes realizan conductas violentas, autolesivas y acosadoras en el aula, abrumados por la presión que se ejerce sobre ellos en el hogar y la escuela.

Captura de pantalla 2014-08-27 a la(s) 14.10.46

Tristeza y Depresión en el embarazo

En España una de cada tres mujeres sufre algún tipo de trastorno psicológico relacionado con el embarazo o parto y una de cada diez es diagnosticada de depresión postparto. Para muchas mujeres este trastorno mental se inicia durante el embarazo con la aparición de altos niveles de ansiedad que la limitan en el desempeño de su vida cotidiana. La detección precoz en estos casos es fundamental ya que la depresión postparto esta relacionada con los futuro problemas de socialización y emocionales del hijo ya que la depresión incapacita a la madre para la crianza.

La depresión postparto puede aparecer inmediatamente tras el parto o bien diferirse varios días, semanas o meses. No es exclusiva de madres primerizas y sus síntomas principales son:

  • Pérdida del apetito
  • Insomnio
  • Irritabilidad intensa e ira
  • fatiga abrumadora
  • Pérdida de interés en el sexo
  • Falta de alegría en la vida
  • Sentimientos de vergüenza, culpa o insuficiencia
  • Cambios de humor severos
  • Desapego a su bebé
  • Alejamiento de la familia y amigos
  • Pensamientos de hacerse daño a sí misma o a su bebé

Muchas veces los síntomas se confunden con la tristeza por dar a luz o baby blues, que ocurre nada mas dar a luz y que se debe a una situación lógica de adaptación en la que un proceso duro y con una carga emocional como es el embarazo llega a su fin y el bebe comienza una nueva vida fuera del útero materno. Los síntomas mas claros son:

  • Cambios de humor
  • Ansiedad
  • Tristeza
  • Irritabilidad
  • Llanto injustificado (objetivamente)
  • Disminución de la concentración
  • Dificultad para dormir

Si este tipo de tristeza dura menos de un par de semanas, no requiere atención psicológica, en caso de perpetuarse es conveniente buscar apoyo profesional.

+artículos sobre depresión en el embarazo

Amor contaminado

Cuando uno busca las causas de su crisis de pareja, suele centrarse en los problemas relacionales, en como es imposible encontrar acuerdos, comunicarse de una manera efectiva (y afectiva) o simplemente hacerle entender que todos tenemos manías y hay que respetarlas, sino queremos que la sangre llegue al río. Sin embargo pocas veces uno busca en su interior que le llevo a buscar pareja (o que llevo a buscar pareja a su pareja). O incluso, preguntarse que esperaba que me diera la pareja o en que lo completará.

Y es que aunque seamos nuevos en esto de la convivencia en pareja, nunca vamos de vacío a una relación. Tenemos ideas, deseos, creencias y sobre todo una historia familiar que consideramos normal y que tendemos a repetirla en nuestra vida de pareja. Los casos mas extremos van mas allá y buscan en el otro miembro superar unas carencias de cariño. En psicología denominamos a esto, la necesidad neurótica de afecto, y lo importante del concepto es el termino neurótico (ya todos necesitamos el amor de los demás). Las tendencias neuróticas, que pueden ser de muchos tipos (poder, destructivas, perfeccionistas, etc.) tienen dos características comunes: son compulsivas, es decir existe una necesidad existencial de llevarlas a cabo, y su no realización conlleva una alta carga de angustia, creando una relación de dependencia, abuso y abstinencia como si de una droga física se tratase. Y son de carácter inconsciente, es decir son ajenas a las personas que las padecen, no sienten que están bajo el influjo de una necesidad tan grande de afecto que trastoca y determina las restantes facetas de su vida. Las características de este trastorno relacional fueron descritas magistralmente por Karen Horney (1946):

  • Necesidad de sentirse querido, complacer, y ser aprobado por los demás; viviendo automática de las expectativas.
  • Búsqueda su centro de gravedad en los demás (y no en sí mismo), teniendo solo en cuenta sus deseos y opiniones.
  • Temor a realizar cualquier comportamiento de autoafirmación.
  • Sobreatención a cualquier señal que pueda parecer hostil por parte de los demás (y poner en marcha su huida).

Esta búsqueda de afecto oculta paradójicamente una hostilidad encubierta que hace fracasar todas relaciones en las que se involucra “con todo lo que yo he hecho por..”, “no tengo suerte nadie…”, “solo quiero a alguien a quien amar”. Culpa soterradamente a la pareja (y al entorno) de la zozobra y reiniciándose nuevamente el ciclo búsqueda de alguien sobre quien verter la necesidad imperiosa de dar afecto y gestionar su hostilidad interna. “La mayoría confunde su necesidad del prójimo con una presunta disposición al amor, ya sea por señalada persona o por la humanidad en general” (K. Horney).

Además, dentro de su búsqueda de afecto encuentra otra dificultad, la que a pesar de obtener el cariño buscado, no tiene capacidad de aceptarlo, o solo de manera temporal. Esto es debido a que las muestras de afecto le enfrentan con su desconfianza y hostilidad interna desencadenando resistencia, ansiedad y creencias asociadas a intereses ocultos poco honestos (George Boeree, 2001). 

Este perfil neurótico, demandante de cariño,suele funcionar en relaciones neuróticas, es decir con parejas con unos síntomas “compatibles”, como por ejemplo con personas obsesionadas con la búsqueda de prestigio y poder. Tienen un perfil basado en la dominación sobre los otros (siempre por su propio bien), además de:

  • Tener una gran (exclusiva) devoción a sus proyectos, el deber y la responsabilidad.
  • Una gran individualidad, otorgando una falta de respeto a los demás y despreocupación por las personas a su cargo.
  • Aprobación del uso del poder y la fuerza de manera normalizada y desprecio por la debilidad.
  • Temen a las situaciones que no pueden manejar y la perdida de control.
  • Son beligerantes contra los sentimientos de empatía e impotencia.

Este cruce de necesidades inconscientes provoca relaciones tormentosas, basadas en el sufrimiento y las carencias (y no  en las potencialidades) y que conlleva que sean difícilmente manejables. La omnipotencia de uno cubre las inseguridades del otro, y de manera inversa la hostilidad es aceptada en la pareja como mecanismo de comunicación, dejando de la lado los principios básicos de una buena relación: comunicación afectiva, equilibro en la gestión del poder, y respeto mutuo.

El tratamiento psicoterapéutico de parejas en las que uno o ambos miembros muestran síntomas neuróticos es altamente complejo debido a que la evolución individual o por separado de cada persona conllevaría algo así como quitarse una venda de los ojos y una ruptura inmediata. Por lo que es necesario plantear un proceso escalonado, donde se pongan sobre la mesa primero las disfunciones relacionales, para mas tarde tratar las necesidades afectivas personales.

La ansiedad: como salir de la zona segura.

Si alguien que la padece tuviera que explicar la ansiedad con una palabra seria: “miedo”, si tuviera que hacerlo con dos serían: “no puedo”. Los ámbitos en los que aparecen las crisis de ansiedad son bastante amplios, camino del trabajo, en un cine, solos en casa, en el autobús. Lo único común a todos los que sufren los odiosos ataque es que tienen una zona donde se sientes seguros, el hogar, estar con la pareja, o simplemente tener cerca el fetiche que son los ansiolíticos (eso daría para otra entrada, como es posible que una pastilla que tarda en hacer efecto unos veinte minutos provoque que súbitamente el paciente se recupere nada mas ingerirla). Fuera de ella (la zona protegida) todo es un reto, aparece el miedo al miedo de sufrir un episodio, con sus ahogos, palpitaciones, estado de confusión, etc.

La zona de confort no es algo físico ni estático, cambia: “antes me sentía muy cómodo yendo al gimnasio pero ahora solo con pensar en ir sin me angustia”, normalmente suele estrecharse con el tiempo, reduciéndose a la casa o entornos muy controlados.

Cambio de Planteamientos

Las personas que padecen la ansiedad, lo perciben de manera mágica como un castigo (qué habré hecho para que me pase esto), y ante esta visión del problema solo queda resignarse. Esa no es la forma adecuada de afrontar la ansiedad, sino la mas cómoda puesto que no hemos de hacer nada, bueno esperar, ya que como llego se ira. Lo cual es algo absurdo, si fuera un daño físico, por ejemplo ya rotura de un hueso, nadie diría que esperaría a que el hueso se regenerara por si solo, tal y como se rompió, recompondrá. Hay que actuar y cuanto antes mejor.

Lo primero es un cambio de percepción sobre la ansiedad, no ha aparecido de la nada, y no comporta un daño real para nuestro organismo, la gente no muere de un infarto durante un ataque de ansiedad. Es molesto eso si, ya que la misión de la ansiedad es indicarnos de que algo no funciona en nuestra vida. Es el piloto del coche que nos indica que algo esta fallando en el motor, ¿es malo eso?. Sin duda, aunque suene irónico, es bueno, siempre y cuando hagamos caso a las señales, paremos el coche y busquemos donde esta la avería. Si miramos para otro lado con la idea de ya desaparecerá por si sola, o ya lo mirare cuando tenga mas tiempo, el daño se ira agravando, con lo que ello supone.

Yo soy el centro de todo

Si somos capaces de sin saber como, enmarañarnos en una vida que no nos convence, que nos obliga ha estar haciendo todo el día cosas que no nos llenan, sentir el agobio de la desilusión. También tendríamos que ser capaces de deshacer el ovillo, pero claro eso cuesta mas porque hay que enfrentarse a muchas personas, aprender a decir no, aceptar que tenemos limitaciones y los mas importantes buscar ser un egoísta e imponer nuestro deseo. ¿yo que deseo?.

La posición de rey sol, nos angustiara un poco, normalmente no estamos acostumbrados a hacer lo que queremos, (incumpliendo aquella promesa infantil de: cuando sea mayor haré lo que quiera sin que nadie me mande), de hecho será un generador de angustia, pero debemos esforzarnos en reorganizar nuestra vida y el entorno para que sea un lugar donde sentirnos cómodos y relajados. Todos se puede compatibilizar. Quizás creamos que tener un jefe tirano no es negociable, pero si puede serlo el impacto que sus comportamiento tiene sobre nosotros (de verdad un jefe seguro de su liderazgo tiene que demostrarlo sometiendo a sus empleados o es mas bien un síntomas de inseguridad)

Herramientas para el viaje

Cuando uno tiene una crisis, reacciona como si viniera de la nada, pero nunca es así, antes hubo pequeños avisos, que uno obvia, señales a las que no hizo caso, por lo que hablamos de un proceso evolutivo. De las misma manera no podemos esperar que desaparezca en seco. Habrá mas crisis, pero ahora tenemos la firme convicción de enfrentarnos a ellas de una manera positiva. Y como se hace eso, lo primero es aceptando que tenemos un problema que no es la ansiedad en si, no son los estornudos lo malo de la gripe, sino el virus. Luego podemos tirar de técnicas psicológicas para suavizar los síntomas mas molestos:

Practique la relajación, sin entrar en muchos detalles, las crisis ansiosas surgen cuando percibimos que nuestro cuerpo se encuentra en tensión (preparado para el ataque o la huida) y nuestros mecanismos mentales se disparatan. Si conseguimos manejar nuestro cuerpo para que se mantenga relajado conseguiremos que a nuestro cerebro no lleguen mensajes de alarma. De hecho los ansiolíticos son grosso modo relajantes musculares que transmiten un mensaje opuesto a la ansiedad, cansancio.

Envíese mensajes, si pensamos en Rafa Nadal, nos viene a la mente su grito motivador, ¡Vamos!. De la misma manera podemos transmitirnos mensajes. Estos pueden ser positivos, yo puedo hacerlo. O bien disruptivos, no tengo porque tener miedo, el miedo no es real. Anticipar el fracaso, lleva al fracaso es lo que en psicología se denomina profecía autocumplida. Muchas veces pensamos en que es mejor no hacer caso a los mensajes que nosotros mismos rumiamos, me va a dar si salgo, no tengo fuerzas para nada, soy un inútil, pero es mucho mejor desactivar esas bombas de relojería que dejamos de lado. Si salgo me va a dar un ataque, ¿y que? si empiezo a sentir algo, me sentaré un banco, esto no me puede limitar, me voy a demostrar que soy capaz de decidir mi futuro (no lo va a decidir un síntoma).

El síntoma no es el mundo, siguiendo el punto anterior, la ansiedad sin darnos cuenta acaba marcando nuestras pautas diarias, si podemos o no madrugar o trasnochar, salir con los amigos, tener relaciones sexuales, et. ¿Un poco locura no?. Pongamos los pies en la tierra, visualice su ansiedad como una persona, si puede recorte una foto en alguna revista y póngale cara a lo que le impide vivir de manera completa. Ahora luche contra, rétela, amplíe los márgenes de su zona de seguridad, ilusiónese con algún proyecto (eso le cabrea mucho). No espere que se quede de brazos cruzados, al principio le propiciara dolores de cabeza, mareos, taquicardias, pero al fina aceptará quien es el que manda.

Póngase en marcha, en definitiva es el camino para salir de la ansiedad, no espere que desaparezca por si sola, ni que el cariño de los suyos le saque de ella. Tiene que tomar cartas en el asunto de una manera activa. La forma mas evidente de saber que se va por buen camino es que los momentos de calma son mas y mejores, la zona de confort se amplia, el cuerpo vuelve a funcionar (sueño, alimentación, nervios, etc.). No se coma la cabeza con el origen de la ansiedad, vivimos en una sociedad ansiogena, porque se iba a librar de sufrirla. Lo único importante es salir de ella (de la ansiedad no de la sociedad) reforzado, mas maduro y teniendo una vida mas acorde con uno mismo y con sus deseos.