Diez consejos para encontrar a un buen terapeuta

Cuando queremos poner a punto nuestro cuerpo no tenemos problemas para encontrar la manera de hacerlo. Los gimnasios y las consultas de dietética no nos resultan ajenas. Pero ¿qué hacer cuando queremos mejorar nuestro interior, nuestras relaciones, o necesitamos ayuda para pasar nuestra depresión o ansiedad?

Tomar la decisión de buscar ayuda es duro y complicado. ¿Y por qué encontrar al psicólogo adecuado lo hace más complicado y agobiante?. Parece como buscar una aguja en un pajar a menos que tengamos alguna orientación. Así que aquí van algunos consejos:

1 . Olvídese de las guías telefónicas. Publicitarse en ellas es caro, así que muchos psicólogos no están en ellas.

2 . Pídale consejo a un profesional con el que ya trabaja y que sea de su confianza. Los profesionales (médicos, abogados, gestores) tienen relación entre ellos por lo que conocen a expertos, con buena reputación en otros campos. Además contamos con su confidencialidad. Por cierto, cuando le pida que le derive a un psicoterapeuta no tiene porque entrar en muchos detalles sobre la razón por lo que lo esta buscando, basta con decir, “estoy teniendo algunos problemas y me gustaría consultar a un psicólogo al respecto. ¿Recomienda usted a alguien?”.

3 . Pregunte a sus amigos o familiares quizás le recomienden a alguien. Por lo general, este suele ser el medio principal de elección. Solo hay que asegurarse de que la persona a la que preguntamos no va a entrometerse posteriormente.

4 . Utilice a un terapeuta conocido como recurso. Si tiene un amigo o un amigo de un amigo que es un terapeuta puede pedirle que le redirija hacia el psicólogo que mas se adecue a su situación. La derivación de pacientes, es un mecanismo que funciona entre psicólogos de manera habitual, por ejemplo no puede tratarnos, si ya atiende a nuestra hermana, pero podrá recomendarnos al que este mas cualificado.

5 . Utilizar los recursos del trabajo. En algunas empresas tienen convenios o programas de asistencia al empleado (PAE). Su propósito es proporcionar apoyo emocional y consejo a los empleados con total privacidad. Suelen estar relacionados con el departamento de Recursos Humanos, así que allí hay que dirigirse para consultar sobre la cobertura de sesiones.

6 . Las Centros Educativos y las Universidades. Podemos acudir al departamento de orientación del colegio de nuestro hijo. El psicólogo al cargo podrá derivarle sin ningún problemas. Las Universidades también existen departamentos de orientación y atención psicológica,debido a la alta carga de estrés y los problemas de adaptación de los estudiantes sufren.

7 . Utilice Internet. La diferencia entre la Web y las páginas amarillas es que para el terapeuta la inclusión en Internet no es tan cara y la extrema visibilidad hace que sea sincero, además si esta incluido directorios web (doctoralia, mundopsicólogos, etc.) necesita haber justificado sus conocimientos, experiencia y campos de actuación.

8 . Haga una búsqueda en Google. Una vez que haya hecho una preselección, búsqueles en Google. Si tienen un blog o sitio web explórelo. A menudo con su forma de expresarse y los temas que tratan nos transmiten una visión mas completa de los que nos encontraremos en su consulta. No olvidemos que a muchos profesionales expertos no los encontraras Internet.

9 . Cuidado con la “titulitis”. No pongas limites, ni criterios teóricos muy estrictos, una mayor cantidad de formación o experiencia no implica una terapia mas exitosa. Diversos estudios muestran que una vez que se cumplen los requisitos básicos en el nivel de estudios y certificación, la eficacia del terapeuta se basa mas en variables como alianza terapéutica y la empatía.

10 . Sesiones virtuales por videoconferencia o Skype. Si usted vive en una zona donde es difícil encontrar a un profesional, siempre se puede recurrir a las tele-sesiones. En la actualidad es un servicio con gran demanda por la flexibilidad de horarios y comodidad, aunque se pierde el encanto parte del “encanto” de las sesiones presenciales y es algo mas lento.

Una última reflexión en su búsqueda de un terapeuta: Trate de obtener al menos dos o tres nombres de cada fuente. De esta forma puede obtener referencias cruzadas, y tiene opciones si el profesional se ha trasladado, jubilado o simplemente las primeras consultas no han sido lo que esperaba. Tiene la obligación de ser exigente en la elección del profesional en el que va a depositar toda su confianza y sus miedos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s