Relaciones Tsundere: la Confusión esta en el aire

La forma de comportarnos depende tanto de nuestra personalidad como de otros aspectos como son los factores personales, conductuales y ambientales. Es por eso que aunque tengamos una mente perfectamente equilibrada podemos encontrarnos en situaciones en las que metemos la pata o no sabemos como comportarnos.

Las encuentros sociales con el sexo opuesto, especialmente si no interesa esa persona, son también territorios comprometidos, aparecen los miedos a no saber comportarnos, la vergüenza por dar nota, las experiencias pasadas no muy acertadas, y la probabilidad de fracaso.

Es por ello que adoptamos las actitudes comunicativas mas variopintas para afrontar los retos sociales de cortejo. Uno de los mas exóticos es el tsundere, termino proveniente de Japón, mezcla de dos palabras tsun tsun, que significa apartarse con disgusto, y dere dere o volverse cariñoso. Las personas, principalmente mujeres, con estilo de seducción tsundere son agresivas (hasta violentas) con su objeto amoroso, para después volverse cariñosas y dulces. Esto crea en el otro, normalmente un hombre de carácter apacible, bondadoso y a veces con rasgos de debilidad física o emocional, sentimientos de desasosiego, incomprensión y ambivalencia (amor/odio).

La personas tsundere asocian la fortaleza con formas de comunicación fuertes y directas, muestran su repertorio con comentarios ácidos (incluso hirientes), bromas pesadas o contactos físicos que rompen la zona de confort del interlocutor. Pero no hay que engañarse pues en el fondo no es mas que un mecanismo de sobrecompensación ya que son personas de gran debilidad y demandantes de cariño, que se esconden tras un muro de criticas y gestos hostiles. Además suele ser inconsciente, puesto que no es reconocido como propio el interés por dañar, ofender o humillar a la otra persona, la cual no olvidemos desean fervientemente.

El beneficio que obtienen es triple, por un lado se posicionan como conductores de la relación ya que su forma de actuar hace imposible las decisiones compartidas si no es mediante la confrontación. Los cambios de humor hacen que la pareja siempre este alerta para no cruzar la línea que pueda sacar la parte mas negativa, lo cual para los tsundere es percibido como autoafirmación del amor que les tienen y de lo bien que funciona la relación. Por su parte la persona Tsundere se asegura el amor de la pareja, algo así como que si esa persona ha soportado mi lado mas “chungo” es porque de verás existe un sentimiento hacia ella y me ama.

La forma de actuar ante este tipo de pretendientes dependerá del interés y la visión a distancia que tengamos (como sería si no fuera tan…). En caso de no tener sintonía con esa persona, lo mas fácil es hacérselo saber de manera mas o menos directa, esto variara radicalmente la forma de relacionarse que tiene con nosotros.

En caso de ver en sus ojos a la pareja perfecta, la actitud mas coherente sería atravesar lo antes posible esa coraza de frialdad y desprecio e internarnos en su mundo emocional, sin duda, se opondrá frontalmente, con ironías, enfados y desplantes, pero no hay que desanimarse, al final acabará por abrirse y contar de donde le viene tanto dolor y enfado hacia el sexo opuesto.

En caso de sentirnos descritos en este tipo de comportamientos, sería interesante mas allá de lo comentado el que analicemos los comportamiento que hacemos o nos dicen que hacemos (y que hieren a los cercanos) e intentemos ponerles freno, si nos es imposible controlarlo de manera global, podemos descomponerlo en conductas mas pequeñas y manejables (no tocar, no insultar, etc.) y buscar la respuesta no verbal de los otros (no me mira directamente, esta inquieto, etc.) para comprender como esta yendo los cambios de repertorio en nuestras conductas.

Este perfil que no es de por si un perfil patológico, es complementario a otro llamado yandere (los japoneses tienen palabras para todo), que une las palabras yanderu, que significa estar enferma, y dere dere (cariñoso). Es decir son personas que transmiten un cariño (a veces excesivo) y un mensaje equivoco de enamoramiento generalizado hacia las personas de otro sexo, y que además tras esa fachada, esconden un perfil de comportamientos y creencias violentos y sádicos.

Por ultimo y como aclaración o aviso para navegantes, no confundir estos perfiles que combinan dos formas de relacionarse opuestas y simultáneas, que descoloran a las personas que los rodean, con modelos relacionales hostiles, donde las agresiones (verbales, psicológicas,incluso físicas) se dan desde el primer día hasta el ultimo de la relación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s